Opiniones

Breve nota sobre la situación de la clase obrera limeña a inicios del siglo XX

Augusto Lostaunau Moscol

El 21 de octubre de 1900, Luis Miró Quesada de la Guerra pronunció su discurso El Riesgo Profesional Aplicado al Perú en la Sociedad Unión Obreros No. 1 de Lima, durante el acto conmemorativo del decimoquinto aniversario de dicha Sociedad, y en su discurso sostuvo que:

"El riesgo profesional consiste en la obligación que tienen los patrones de indemnizar los accidentes que sufran los obreros en el ejercicio de su trabajo o profesión Esta indemnización es pagada de distintas maneras. Unas veces, cuando el accidente ha causado la muerte, es la viuda la que recibe la remuneración, otras se pagan el tiempo de la curación, entregando cierta cantidad a la víctima, cuando ha quedado inválida”. (1966:35).

Lo que está planteando en 1901 Luis Miró-Quesada, es que la empresa tiene responsabilidad legal en los accidentes laborales que suceden dentro de la jornada laboral. Estos accidentes pueden originar heridas leves y momentáneas; la pérdida de alguna habilidad motora o parte del cuerpo; muerte del trabajador. En cada caso, se plantea una indemnización a favor del trabajador o de los deudos.

Además, Miró-Quesada agregó que:

"Es necesario hacer notar que esta doctrina, inscrita primero en los programas socialistas, como uno de los principios más elevados de la personalidad humana, ha tardado algo para convertirse en principio práctico, que informa ya hoy las modernas legislaciones. Hasta hace poco dominaba en esta materia el espíritu individualista y estrecho de la economía clásica, que subordinaba y encerraba, por decirlo así, el riesgo profesional, en los restringidos límites de la Prueba del derecho común”. (1966:35-36).

La posición de Luis Miró Quesada mostraba una franca oposición a los objetivos de las Sociedades Mutualistas porque mientras estas Sociedades planteaban "proporcionar a los asociados los auxilios pecuniarios”, Miró Quesada consideraba que el patrón es quien debía "indemnizar los accidentes que sufran los obreros", es más, pagar a la viuda el tiempo" de curación.”

A pesar de su origen social, Luis Miró Quesada tenía posiciones de mayor contenido reivindicativo que los propios gremios mutualistas, que solamente planteaban el asistencialismo. Pero, no se vaya a pensar que Luis Miró Quesada era un predicador de los derechos laborales, pues solamente buscaba aplicar en el Perú lo que ya se estaba implementando en otros países con “modernas legislaciones” que habían tomado del socialismo estas reivindicaciones y han pasaban a formar parte de una nueva visión del riesgo profesional.

Los accidentes eran continuos y el propio Luis Miró Quesada se encargó de ilustrar con algunos casos. Tenemos así que Pablo Portocarrero, carpintero, murió de una caída y su viuda recibió 20 soles de remuneración; Juan P. Lara, carpintero, quedó cojo y no recibió indemnización alguna; Higinio Flores, carpintero, sufrió de hernia y no recibió ayuda; Jorge Eggerstedt, mecánico fue cogido por el torno y perdió la mano, no recibió indemnización y trabaja con un gancho de hierro y una correa que reemplaza la mano que perdió; Santiago Molina, carpintero, aplastado por un telar, no fue indemnizado y vive del auxilio y la caridad de sus amigos; Rafael Reyes, carpintero, se rompió cinco costillas y no fue atendido por el patrón; N. Claxer, carpintero, perdió un dedo, no fue atendido ni indemnizado y separado del trabajo por el patrón. (Miró Quesada, Luis: 1966)

Estos ejemplos, tomados directamente de la realidad laboral de Lima a inicios del siglo XX, demostraban no solo la inseguridad de los centros laborales o la falta de leyes a favor de los trabajadores, sino también, que las Sociedades de Auxilios Mutuos con el tiempo serían incapaces de poder mantener un número tan alto de socios accidentados, y poniéndose en duda uno de sus principios fundamentales por parte del conferencista. La injusticia de la división social del trabajo fue percibida por Luis Miro Quesada de la Guerra en aquellos que sufrían una pérdida física y aun, tenían que trabajar para mantener a sus familias. La realidad rebasó las ideas de los mutualistas y exigía una intervención directa del Estado peruano a través de una legislación que protegiera al trabajador y su familia.

Referencia

Miró-Quesada de la Guerra, Luis. El Riesgo profesional aplicado al Perú. En: Albores de la reforma social en el Perú. Lima-Perú. 1965.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652
Saludo1 a5f884ea

Saludable 5fa274c9Pagina c29a18dbFamilia e0a9160dVocacion 6ec01671Punto ec62ee0fRegional a20152bcEscape 42989b8bJne fe996a39

Caminos 9661de73

Anuncio newsletter gaceta f29c7558



Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00