Opiniones

El amigo que no llegó a la vacuna. En homenaje a Raúl Huamaní, un policía y camarógrafo de corazón

Por Armando Avalos

Cuando usted lea este artículo, en ese lapso es muy probable que en alguna parte del Perú una persona haya fallecido por la Covid-19. Cuando las autoridades dicen “ya están llegando las vacunas” lamentablemente personas como Raúl Huamani Callirgos no habrá podido esperar. Raúl era mi amigo, era un gran ser humano. Era un policía de vocación, un abuelo “chocho” y un fotógrafo apasionado.

Él, pasó a convertirse para algunos, en un frio número de víctimas de la pandemia. Para quienes lo conocimos, es un dolor permanente en el corazón. A veces no podemos dejar de preguntarnos porqué gente noble parten y nos dejan. A veces quisiéramos arrancarle al tiempo un minuto para volver a tener a ese amigo o ser amado y abrazarlo.

No pude despedirme de Raúl, como muchas personas que a diario ven partir a sus seres queridos consumidos por el coronavirus, que lucharon y sus cuerpos no pudieron esperar a que las benditas vacunas, les dieran una oportunidad.

Cuando empecé como reportero de televisión, conocí a Raúl Huamaní en la Dirección Nacional Antidrogas de la Policía. Era el fotógrafo y camarógrafo oficial de la policía antinarcóticos. Recuerdo que sin conocerme, me tendió la mano. Me presentó con muchos oficiales y me daba las imágenes y los datos que necesitaba para mis reportajes.

En una ocasión, quise mostrarle mi agradecimiento y lo invité a cenar y él no aceptó. Me dijo algo así: “Yo te ayudo porque me caes bien no te preocupes. Si quieres ayudarme, saca una notita aunque sea chiquita a las acciones sociales que hacemos aquí en la Dinandro”.

Esa tarde, le dije que lo diera por hecho. Hablé con mi director y a la siguiente semana hicimos un reportaje sobre la noble labor que hacían los policías ayudando a muchas familias de las zonas pobres de Lima.

Cuando salió el reportaje, Raúl estaba feliz y ahí recién me enteré por boca de otros policías, que Raúl era uno de los más entusiastas en hacer acciones de ayuda a los más necesitados. Y fue, me indicaron, un encuentro que tuvo con el Papa Juan Pablo II lo que lo marcó mucho.

Cuando el Papa peregrino llegó a Lima, hace más de 30 años, se reunió en privado con los altos mandos de la policía peruana que le obsequiaron una paloma de la paz bordado con hilos de plata. A esa reunión, Raúl Huamaní logró entrar con su cámara fotográfica aprovechando su amistad con un cura del colegio maristas del  Callao, quien lo metió junto al fotógrafo francés del Vaticano.

Los policías peruanos estaban felices de la “hazaña” de Raúl. El Papa le estrechó la mano a Raúl, lo miró con ternura y le acarició la mejilla bendiciéndolo. Raúl tomó esas fotos históricas y cuando se despidió del Papa, éste le sonrió y le dijo en broma “espero que me hayas sacado bonito” y todos no pararon de reír.

Hoy Raúl está en el cielo y sin duda, los ángeles lo llevarán donde está el santo Juan Pablo II para que siga retratándolo con el lente de su cámara e iluminándolo con su noble corazón.

Raúl Huamaní, es el rostro de los que no pudieron esperar. El costo social de la pandemia. Una cifra para los analistas, un recuerdo para los amigos.

Cuando alguien bueno se va, queda en los que nos quedamos preguntarnos, ¿si estamos haciendo las cosas que nos haga merecer estar en su lugar?.

Nada de lo que escriba me devolverá a mi amigo Raúl, nada de lo que escriba podrá graficar la nobleza de su corazón, nada de lo que escriba podrá calmar el dolor de su partida. Pero cada letra que escriba de él, será un intento desesperado para que no sea olvidado. Para leerlo y recordarlo y saber que el mundo podría ser mejor si personas como él, habrían sobrevivido a esta terrible pandemia.

Me quedo con la sonrisa y la foto que nos tomamos la última vez que nos vimos. Cuando “me regaló” las fotos de la presentación de uno de mis libros. Esa noche en la Universidad Jaime Bausate y Meza lo abracé y nos reímos. Luego le dije que teníamos que tomarnos un café y conversar. Me dijo: “Claro amigo, me llamas y ahí estaré”. Como quisiera llamarlo y que simplemente estuviera de nuevo conmigo.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652
Aplicacionnueva b20fadd9

Familia e0a9160dSaludable 5fa274c9Pagina c29a18dbEscape 42989b8bJne fe996a39Regional a20152bcPunto ec62ee0fVocacion 6ec01671

Anuncio newsletter gaceta f29c7558

Pod2 e0df9c0c


Más leídas - Armando Avalos Espichán


Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00