Opiniones

El consumidor solidario y con nuevos hábitos que dejó la Pandemia

Por Armando Avalos

El otro día mi esposa preparaba emocionada todos los detalles para nuestro aniversario y dos frases que dijo me hicieron ver que algo había cambiado en ella en sus hábitos de consumo tras esta larga pandemia. Me miró y me dijo que los dulces y bocaditos los iba mandar a hacer a una de mis primas que sufrió el coronavirus y vio morir a su padre por el virus y ahora trata de sacar adelante a su familia con su negocio propio.

Luego me indicó que la carne y otros artículos los iba a comprar en Plaza Vea, porque, sostuvo con mucha firmeza: “Es una empresa peruana y hay que apoyarnos todos para salir de esta crisis”.

Sus argumentos, me conmovieron pero también me mostraban cómo la covid-19 ha cambiado mucho la forma en que consumidores como mi esposa ve el mundo tras esta crisis. Según un estudio de Ipsos la pandemia ha dejado consumidores más sensibles y solidarios, aquellos que ahora valoran más a las empresas que se pusieron en sus zapatos y les mostraron empatía.

El estudio arrojó que el 53% de personas tras la pandemia ahora disfruta y valora más la unión familiar y el compartir con los seres queridos. El ver morir a muchos familiares, nos ha bofeteado y recordado el invalorable precio de tener a un ser que amamos.

Por lo tanto, el consumidor pos pandemia es menos impulsivo y más celoso de cuidar la salud de los suyos. Como nunca antes, se ha revalorado aquel refrán que reza, “nada más importante que la salud”.

La pandemia uniformizó a los consumidores. Todos hemos compartido en diversos grados los efectos colaterales del virus. Según Ipsos el 89% de peruanos han visto reducir sus ingresos, el 52% ha sufrido problemas emocionales como estrés, depresión o conflictos por esta crisis; el 69% ha sufrido desabastecimiento en sus hogares de diversos productos y el 20% ha tenido desperfectos en sus artefactos o ambientes de su casa, cuyas reparaciones no pudo financiar y lo obligaron a “convertirse” por necesidad en “plomero”, “peluquero” o “electricista” porque no había otra opción.

La mayoría de nosotros hemos visto a familiares despedidos o negocios cerrados y ello ha sido un shock que ha hecho sentir a los consumidores más vulnerables. Por ello, el consumidor pos pandemia gasta pensando en cubrir sus necesidades y no tanto en cosas superfluas. Al menos por un tiempo. Como dice Mirko Lauer, el consumidor post covid ha dejado en la lista de compras muchas cosas “postergables”.

El consumidor pos pandemia ha visto cómo el virus hizo acelerar un proceso que de seguro sin la pandemia, habría tardado algunos años o décadas en desarrollarse. La virtualidad de la vida diaria. Hoy el teletrabajo llegó para quedarse, las comunicaciones virtuales fueron las que mantuvieron unidas a las familias en esta “normalidad” tan anormal. El aislamiento fue combatido con un acercamiento virtual por WhatsApp o Vía Zoom u otros aplicativos. El distanciamiento social llevó a la gente a acercarse con transmisiones desde donde llevaban su aislamiento social.

Ello explica que las ventas de internet aumentaran en 100% en el Perú tras la pandemia. La conectividad de internet se ha hecho una necesidad impostergable en estos tiempos pos covid. La pandemia convirtió nuestros hogares también en nuestros centros de estudios, nuestros gimnasios, nuestro centro de trabajo y en algunos casos en una especie de prisiones o refugios.

Muchos sostienen que el consumidor no será el mismo tras a pandemia y creo que no les falta razón.

La pandemia dejó a los consumidores con menos recursos pero con más humanidad. Un consumidor que valora más la higiene y por ende la salud, que aprecia el medio ambiente como nunca antes, que encontró a un aliado en la tecnología. Un consumidor que ya no compra diariamente, que prefiere comprar en aquellas empresas que se preocupen por él y su familia.

El shock de la pandemia, demostró que lo más predecible es que lo impredecible nos vuelva a golpear y por ello, en la mente de los consumidores la búsqueda efímera de la “seguridad” se convierte en un preciado bien.

El ahorro y el “invertir” en nuestra salud, son algunas de las nuevas características que tienen los nuevos consumidores pos pandemia. Cabe preguntarse si estas nuevas características de los nuevos consumidores, será permanente. Una pregunta tan difícil de responder cómo difícil fue prever la pandemia misma. Para poder venderle a estos nuevos consumidores, primero, las empresas deben conocerlo y para conocerlo deben identificarse y ponerse en los zapatos de el.

La empatía, es una vieja arma que algunos menos precian pero que ha demostrado su eficacia tan crucial en la vida. Porqué es sin duda, una forma de amar al prójimo. Y qué consumidor no caerá rendido ante aquella empresa que le demuestre afecto sincero y se preocupe por él y su familia.

Como mi prima Sandra y sus dulces y bocaditos, los consumidores buscarán a aquellos con los que se sientan identificados y compartan una misma historia en común. Mi prima supera la pandemia movida por una promesa que le hizo a su padre Víctor de no rendirse a la adversidad, y esa lucha es reconocida por los consumidores cada vez más sensibles a causa de un mundo cambiante y que lo acostumbró a vivir en la incertidumbre.

La solidaridad es una de las nuevas características de los consumidores pos pandemia.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652
Aplicacionnueva b20fadd9

Punto ec62ee0fVocacion 6ec01671Familia e0a9160dRegional a20152bcEscape 42989b8bSaludable 5fa274c9Pagina c29a18dbJne fe996a39

Anuncioscomerciales a7590232

Horocopo3 99555a02


Más leídas - Armando Avalos Espichán


Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00