Opiniones

Las lecciones de una mente brillante. Conversaciones en el tiempo con Luis Bedoya Reyes

Por Armando Avalos

Cuando tenía 21 años y mucho pelo, cubría para un periódico unas elecciones presidenciales y me tocó ir a entrevistar al líder del PPC, Luis Bedoya Reyes cuando iba a sufragar. Llevaba una enorme grabadora y recuerdo que varios agentes de seguridad me cerraron el paso al ver que me acercaba al encumbrado político. En ese momento, Bedoya Reyes con una enorme sonrisa y un gran don de persona, le dijo a los guardias: “Dejen pasar al muchacho, solo hace su trabajo”.

Con la picardía que lo caracteriza, Bedoya me hizo una broma y comencé una entrevista, que para mí, fue un encuentro, con una de las mentes más brillantes de la política peruana. Un hombre que hizo de la sabiduría una forma de vida.

Por mi edad y me ímpetu juvenil le hice una pregunta “picante” para ver si Bedoya caía y respondía como yo deseaba, ante una crisis que en esos momentos se vivía en el país. Recuerdo que Bedoya me dijo que aquel político que se vuelve “indiscreto y lenguaraz” deja de ser político.

Acto seguido, volví a “hincarlo” contándole que un político de ese momento lo había criticado duramente con adjetivos muy fuertes. Bedoya pidió a su seguridad que lo esperaran un segundo. Me cogió del hombro como un padre coge a un hijo y me dijo: “A ver muchacho, recuerda que la verdad no necesita ser grosera. En este país, nos hace falta escuela política y eso definitivamente no se improvisa”.

Con el estilo de un esgrimista, le había dado un golpe filudo, fino y certero al político que lo había criticado y sin borrar de su rostro, esa sonrisa que hacía que la gente lo mirara con respeto.

Un poco temeroso, le pedí a Luis Bedoya Reyes, si me permitía tomarme una foto con él. Bedoya muy campechano me dijo ¡Claro muchacho! “pero no me tomes de perfil, que no es mi mejor ángulo” y soltó una carcajada. Cuando se retiraba del local de vocación, un hombre que cargaba a su hijo de unos 3 años le gritó ¡Buena Tucán!, recordando el apelativo con el que Bedoya es conocido. Bedoya sin inmutarse le respondió con un saludo cordial levantando la mano derecha antes de ingresar a su vehículo.

Después de 30 años de este encuentro, cuando Luis Bedoya Reyes cumplió más de 100 años, recibió un justo homenaje en el Jurado Nacional de Elecciones y ahí, como Productor del Canal del ente electoral, lo volví a encontrar.

Con un bastón al lado y sentado en una silla, Bedoya era el centro de la atención y respeto de todos. Luego de la ceremonia en una reunión especial, Bedoya deslumbraba a todos por su brillantez, lucidez y un sentido del humor único. Bromeaba diciendo que si bien ya no era muy agilito, quería que lo dejaran caminar solo. Miró a los chicos que le tomaban fotos con ojos de admiración y con un tono sarcástico y a la vez dulce dijo: “Eso de sentirse viejito respetado no me cuadra” y todos no pararon de reírse.

Me acerqué al venerado político y luego de un breve dialogo, trate de hacerle recordar nuestro primer encuentro tres décadas atrás. Pero como buen criollo me troleó. “Que me voy a acordar hijo, no soy tan antiguo” me dijo y no pude evitar una risa cómplice. Aproveché para pedirle, una nueva foto.

Luis Bedoya Reyes es uno de los pocos políticos que ha sido admirado y respetado por amigos y rivales. Un hombre que demostró que la honradez no es incompatible con hacer política en un país. Un hombre que ha sido maestro de sus propias enseñanzas y alumno privilegiado de una Nación rica en experiencias.

Después de más de un siglo de vida, Luis Bedoya Reyes demostró a sus contemporáneos y a las nuevas generaciones que una de las cosas más valiosas y difíciles en la vida es hacer lo correcto. Dicen que los hombres sabios no enseñan con palabras sino con sus actos. Luis Bedoya Reyes tuvo el don de enseñar con ambas cosas. Y algo admirable y que demuestra su grandeza en el tiempo, fue ver cómo jóvenes, que estuvieron presentes el día de nuestro reencuentro, se aglutinaban a su lado para lucir también en la foto con ese veterano hombre que hizo de su vida, su mejor obra.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652
Gubanner2 b3d7e6eb

Consulta 553c8ed7

Familia e0a9160dRegional a20152bcSaludable 5fa274c9Escape 42989b8bPunto ec62ee0fVocacion 6ec01671Jne fe996a39Pagina c29a18db

Anuncio newsletter gaceta f29c7558

Pod2 e0df9c0c



Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00