Opiniones

El beneficio de una lactante feliz

Por: Armando Avalos

En una oportunidad cuando trabajaba de reportero en Reporte Semanal, le hice una broma a mi colega Vanessa Bedoya quien había dado a luz a su hija y estaba en etapa de lactancia. Puse un botellón de damajuana lleno con agua y un poco de pintura blanca. Le puse el letrero: “No tocar. Leche de Antonella”. Espere su reacción y cuando Vanessa entró en la oficina, miró el botellón y no paró de reír.

“Eres la muerte”, me dijo, y realizamos una sesión de fotos para inmortalizar el momento. Desde ese día en son de broma, ya no le decía por su nombre sino “lactante” y ella se carcajeaba.

“Cuando estabas por dar a luz eras gestante. Ahora has pasado a lactante y cuando tu hija deje la teta, serás infante”, le decía y nos bromeábamos para disipar el estrés normal del trabajo en un programa dominical y la vorágine de la noticia.

Vanesa siempre tuvo un buen carácter y una sonrisa en el momento que lo ameritaba. Es una madre protectora y quien comprendió que más allá de la presión del trabajo y lo que nos toca vivir, cuando sonreímos y llevamos con alegría nuestro paso por este mundo, no solo nos ayuda a afrontar los problemas con una mejor cara sino que “transmitimos” eso a  los que más amamos.

Y en el caso de Vanessa, ella sabía, porque lo hablamos varias veces, que al reír, la leche que daba a su pequeña “era más beneficiosa” por el simple hecho de estar de buen ánimo. Algo que la ciencia confirma abrumadoramente.

En una investigación realizada en el Hospital Moriguchi-Keijinkai de Japón comprobaron que recién nacidos que  padecían de alergias aliviaron su salud, cuando recibieron la leche materna, pero un grupo específico, cuyas madres reían horas antes de alimentarlos, mejoraban mucho más.

Cuando las madres lactantes veían películas divertidas, tendían a aliviar en sus bebes y en ellas mismas, los síntomas alérgicos.

Es más, al analizar detenidamente la leche de las madres “felices” y “sonrientes” encontraron elevados niveles de melatonina en la leche que daban a sus bebes, hormona que está relacionada a la relajación. Por lo tanto, sus niños además de estar más sanos dormían más plácidamente.

Los médicos japoneses recomiendan que las madres lactantes deben reír como mínimo 15 minutos al día  y eso les dará grandes beneficios a ellas y sus bebes, tanto en su salud física como mental. 

Cuando tuvimos con mi esposa a nuestra primera hija, comprobamos en carne propia cómo el estado de ánimo de una madre lactante puede influir tanto en el bebé.

En una oportunidad, un familiar de mi esposa llegó a la casa y le contó varios problemas que había tenido. Cuando esta persona se retiró, vi a mi esposa triste y preocupada. Cogió a mi hija de días de nacida y le dio su teta. A los minutos mi hija comenzó a llorar y a quejarse desesperadamente y tuvimos que llevarla de emergencia al doctor.

El médico no le encontró nada infeccioso y cuando le comentamos el incidente de mi esposa nos explicó que el estado emocional de una madre influye en la composición de la leche y afecta al bebé.

“Si usted es feliz, su bebé sentirá también esa felicidad y será feliz” le dijo el doctor a mi esposa quien prometió no “cargarse” más con los problemas de los demás y estar más sonriente para nuestra hija.

La leche materna además es clave para que un bebé tenga una buena salud bucal y por ejemplo el calostro contiene inmunoglobulina, la cual forma una capa protectora en las membranas del intestino, nariz y garganta del recién nacido y serán determinantes para que pueda enfrentar con éxito a posibles virus, bacterias e infecciones.

La lista de beneficios para la salud de la leche materna es muy larga, como extenso son los beneficios que da a la criatura, que su mamá afronte este proceso tan cercano entre ellos, lo más feliz posible.

Ver la paz y la emoción de un hijo cuando se aferra a la teta de su mamá, es algo muy sublime y quienes somos padres, no podemos dejar de enternecernos y ver con otros ojos a nuestras esposas. Cuando se llenan del valor de un león para proteger a sus hijos y a la vez, se rinden como un gatito ante la sonrisa de esos pequeños ángeles que nos roban el corazón.

Si tiene la dicha de tener una esposa que está en etapa de lactancia de su bebé, hágala reír, cuéntele chistes, sorpréndala o mire con ella una película que le dibuje una sonrisa. Pasaran bonitos momentos pero sobre todo, será un camino también para llegar al corazón de su bebé. Porque la leche que reciba de su mami no solo será nutritiva sino él sentirá que viene de alguien que lo ama y quiere que viva como ella, feliz.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652
Vision b91d938c

Gubanner2 b3d7e6eb

Punto ec62ee0fEscape 42989b8bFamilia e0a9160dJne fe996a39Regional a20152bcVocacion 6ec01671Saludable 5fa274c9Pagina c29a18db

Caminos 9661de73

Bono1 e44a856b



Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00