Opinión

¡La verdad del COVID-19 (Coronavirus)¡

OMS advierte evitar alarma social

Escribe Dr. Jorge Apolitano Rodríguez.- La Organización Mundial de la Salud (OMS) cuya sede está Ginebra-Suiza, ha declarado la situación de pandemia, debido a las personas infectadas en la mayoría de los países y los profesionales sanitarios insisten en la necesidad de seguir las medidas preventivas y evitar la alarma social, como viene ocurriendo en Perú que ha declarado estado de emergencia por 15 días.  

El nuevo coronavirus, COVID-19, también conocido como coronavirus de Wuhan, tiene una procedencia animal. De hecho, los primeros casos se han relacionado con un mercado de animales vivos de la ciudad de Wuhan, país de China en donde se presentó más de 82,000 mil casos y causó la muerte de 3,200 personas.  

Hasta el momento, el país más afectado en Europa es Italia con 24, 724 mil casos y 1,809 muertos, seguido por España con 7,844 y 292 muertos, las autoridades sanitarias y las sociedades científicas consideran que el país español está preparado para contener la transmisión.

Según científicos médicos, los coronavirus son una familia de virus que se descubrió en la década de los 60 pero cuyo origen es todavía desconocido. Sus diferentes tipos provocan distintas enfermedades, desde un resfriado hasta un síndrome respiratorio grave (una forma grave de neumonía).  

Debemos subrayar que gran parte de los coronavirus no son peligrosos y se pueden tratar de forma eficaz. De hecho, la mayoría de las personas contraen en algún momento de su vida un coronavirus, generalmente durante su infancia. Aunque son más frecuentes en otoño o invierno, se pueden adquirir en cualquier época del año.

Que es el SRAS-CoV: El síndrome respiratorio agudo y grave (SRAS, también conocido como SARS y SRAG) se inició en noviembre del año 2002 en China, afectó a más de 8.000 personas en 37 países y provocó más de 700 muertes. La mortalidad del SRAS-Cov se ha cifrado en el 10% aproximadamente.

El MERS-CoV: El coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) fue detectado por primera vez en 2012 en Arabia Saudita. Se han notificado hasta octubre de 2019 más de 2.400 casos de infección en distintos países, con más de 800 muertes. La letalidad es, por tanto, del 35%.

Ahora tenemos el COVID-19: A finales de diciembre de 2019 se notificaron los primeros casos de un nuevo coronavirus en la ciudad de Wuhan (China). Desde entonces el goteo de nuevos infectados por el virus SARS-CoV-2 (inicialmente llamado 2019nCoV), que provoca el COVID-19, ha sido continuo y su transmisión de persona a persona se ha acelerado. Los casos declarados de neumonía de Wuhan ya superan con creces a los de la epidemia de SRAS, pero la tasa de letalidad es más baja.

El nuevo coronavirus se transmite de forma limitada entre humanos, pero hasta la fecha se desconoce el origen de estos virus. En todo caso, se sabe que ciertos animales, como los murciélagos, actúan como reservorios.

Como en otros virus que causan neumonía, cuando se transmiten en humanos, el contagio se produce generalmente por vía respiratoria, a través de las gotitas respiratorias que las personas producen cuando tosen, estornudan o al hablar.

En cuanto al MERS, es probable que los camellos sean un importante reservorio para este tipo de coronavirus y una fuente animal de infección en los seres humanos, como especificaba la Organización Mundial de la Salud en su nota descriptiva sobre la enfermedad.   Sin embargo, se desconoce la función específica de los camellos en la transmisión del virus y también la ruta o rutas exactas de transmisión.

En origen, el coronavirus MERS-CoV es un virus zoonótico que se transmite de animales a personas. Según se desprende del análisis de varios de sus genomas, se cree que el virus se originó en murciélagos y se transmitió a los camellos en algún momento de un pasado lejano.

Según estudios de científicos médicos, se cree que el coronavirus del SRAS tuvo su origen en los murciélagos, saltando posteriormente a alguna otra especie de pequeño mamífero, como la civeta, y por último a los humanos.

Los expertos explican que los síntomas principales de las infecciones por coronavirus pueden ser los siguientes. Dependerá del tipo de coronavirus y de la gravedad de la infección: Tos, Dolor de garganta, Fiebre, Dificultad para respirar (disnea), Dolor de cabeza, Escalofríos y malestar general, Secreción y goteo nasal.

Debemos señalar, que tal y como ocurre con el virus de la gripe, los síntomas más graves (y la mayor mortalidad) se registra tanto en personas mayores como en aquellos individuos con inmunodepresión o con enfermedades crónicas como diabetes, algunos tipos de cáncer o enfermedad pulmonar crónica. En los casos más graves pueden ocasionar insuficiencia respiratoria.

En la pandemia de COVID-19 se ha constatado que en torno al 80% de las personas infectadas presentan síntomas leves. Hasta la fecha no se dispone de vacuna alguna ni de tratamiento específico para combatir la infección por coronavirus. Los científicos están trabajando para descubrir la medicina.

La mejor prevención debe mantenerse una higiene básica es la forma más eficaz de evitar contraer este virus en los lugares en los que existe un mayor riesgo de transmisión, fundamentalmente las zonas en las que se han registrado casos. Es conveniente lavarse las manos con frecuencia y evitar el contacto con personas ya infectadas, protegiendo especialmente ojos, nariz y boca. A las personas infectadas (o que crean que pueden estarlo) se les aconseja el uso de mascarillas y usar pañuelos para cubrirse la nariz y la boca cuando se tose o se estornuda

La OMS advierte que la población general sana no necesita utilizar mascarillas, ya que ayudan a prevenir la transmisión del virus si las llevan las personas que están enfermas. De igual forma, el uso inadecuado de mascarillas puede contribuir al desabastecimiento en aquellas situaciones para las que están indicadas.

De igual forma, las medidas preventivas deben seguirlas especialmente aquellas personas que padezcan diabetes, insuficiencia renal, neumopatía crónica o inmunodepresión, ya que tienen más riesgo de padecer enfermedad grave en caso de infección por coronavirus.  

Hasta la fecha, no existe una vacuna contra el coronavirus humano que causa resfriado, pero los casos más leves pueden superarse siguiendo los mismos pasos que un catarro común. Esto no requiere intervención médica y simplemente con lavarse las manos de forma frecuente, guardar reposo y beber líquidos de forma abundante los síntomas desaparecerán a los pocos días. También se pueden tomar analgésicos como ibuprofeno o paracetamol para aliviar dolores de garganta o fiebre.

En casos de coronavirus SRAS, MERS CoV y COVID-19, suele ser conveniente el ingreso hospitalario en los casos graves.  En los casos que los médicos lo consideran necesario, se administran antivirales, dosis altas de esteroides para reducir la inflamación pulmonar y un soporte respiratorio con oxígeno; en ocasiones puede precisar antibióticos, pero solo en caso de que existan infecciones bacterianas sobrevenidas, es decir, sobreinfección.

Los médicos analizan, que la transmisión del virus está siendo muy superior a la de las anteriores epidemias, el número de fallecimientos también es mucho más elevado. La edad avanzada y las patologías crónicas (hipertensión, enfermedad coronaria, enfermedades respiratorias, cáncer, diabetes) son los principales factores de riesgo asociados a una mayor gravedad y letalidad de la infección por el SAR-CoV-2.

EL ROTAVIRUS Y NOROVIRUS, HERMANOS DEL CORONAVIRUS

En la investigación que hemos realizado para este comentario, existen hermanos que coronavirus, como es el rotavirus que es un virus que causa gastroenteritis. Síntomas incluyen diarrea severa, vómitos, fiebre y deshidratación. Casi todos los niños en Estados Unidos probablemente se infecten de rotavirus antes de cumplir los cinco años. Las infecciones ocurren casi siempre en invierno o en primavera. Es un virus altamente contagioso, por lo que cualquier niño puede enfermarse, independientemente de su condición socioeconómica. La principal vía de contagio es la fecal-oral.

El rotavirus causa diarrea y vómitos intensos. Afecta principalmente a bebés y niños pequeños. La diarrea y los vómitos pueden llevar a la deshidratación grave (pérdida de líquidos corporales). Si la deshidratación no se trata, puede ser mortal.

El otro hermano es Norovirus (o virus tipo Norwalk) es un género de virus ARN de la familia Caliciviridae, de la y responsable del 50 % de los brotes de gastroenteritis por intoxicación alimentaria en EE.UU., el Norovirus puede afectar a personas de cualquier edad, se transmite por consumo de alimentos contaminados, aguas fecales o contacto entre personas. ​

La infección por norovirus se caracteriza por nauseas, vómitos, diarrea   líquida y dolor abdominal. En general los pacientes afectados se encuentran débiles y presentan dolores musculares, dolor de cabeza, y fiebre leve. La enfermedad tiene un curso benigno, las infecciones graves son raras. Aunque sufrir de una infección por norovirus es sumamente incómodo, generalmente no es peligroso y la mayoría de quienes contraen la enfermedad se recuperan en dos o tres días. La norovirus se inactiva con temperaturas elevadas o mediante desinfectantes a base de cloro. El virus es resistente a los alcoholes y detergentes.

En Perú ya se habían detectado 117 casos de personas contagiadas con el Covid-19 y el país esta en estado de emergencia y paralizado, sin libre tránsito y sin garantías constitucionales por orden del Gobierno. Muchos se aprovechan del caos y de la zozobra subiendo precios de alimentos y medicinas.  

Estos 15 días debe servir de reflexión para el gobierno que no estuvo preparado para soportar esta crisis sanitaria. Tenemos hospitales colapsados, falta de nosocomios, falta de médicos, enfermeras, auxiliares, falta de medicinas, es hora que esta pandemia sirva para corregir algunos errores y que el gobierno trabaje en forma rápida y oportuna.  

No queremos escuchar autoridades del gobierno que el estado de emergencia podría prorrogarse, sería grave y negativo para el país, si analizamos no tenemos ningún muerto y a esto apuntamos, si se prorroga la cuarentena, la muerte no vendría del coronavirus, sino del stress, infartos y otras enfermedades. Debemos evitar la alarma social.  


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00