Esteban Juan José Alavrez Sauri

Agua y aislamiento…

Escribe Esteban Juan José Alavrez Sauri.- La pandemia del coronavirus 19, según la OMS, se combate con el permanente lavado de las manos, donde se cuenta con el servicio de agua potable, pero en dónde escasea el líquido elemento, son zonas de alta vulnerabilidad a la enfermedad.

El Perú tiene una población cercana a los 32 millones de habitantes, de los cuales 10 millones no tienen el agua potable.

Esto está plenamente acreditado cuando se llegó a los compromisos, del Acuerdo del Milenio, París, para el año 2030. Que todos los pueblos del Perú deberían estar dotados, de agua, desagüe, saneamiento y luz.

Es inconcebible, que en pleno siglo XXI, vísperas del Bicentenario de la República del Perú, con más de 67 mil millones de dólares en reservas internacionales, el pueblo peruano no haya logrado gozar del pleno derecho al agua potable. Es la falta de política de Estado.

En el gobierno aprista de Alan García se hizo esfuerzos por remediar el problema pero faltó tiempo para completar el proyecto nacional del Agua y Desagüe, saneamiento básico.

La responsabilidad es de todos los peruanos, por la conocida –indolencia e indiferencia- de los que tienen todos los servicios han sido ajenos a las necesidades de los más pobres.

Esa ha sido la constante histórica de los peruanos y no puede cambiar de un gobierno a otro. El Perú está considerado entre los 20 países más ricos en fuentes de agua dulce del mundo. La ONU ha establecido que las poblaciones que se encuentren por debajo de 1,700 m3 de agua por habitante, son consideradas como pueblos con “escasez hídrica”.

En Lima, existen más de DOS millones quinientos mil pobladores, que no cuentan con servicio de agua potable y alcantarillado.

Sin embargo, con este problema social se hace demagogia barata, a sabiendas, que esa población está en los cerros aledaños a las zonas urbanas o dentro de propiedad privada invadida o en litigio judicial.

Es cierto, que no contar con agua es un grave problema para la salud y la vida. Pero, no es responsabilidad de ninguna clase política ni del mismo gobierno.

Usar como pretexto -el coronavirus 19-, para agitar populismos y dramatizar lo social, pone en evidencia, la poca responsabilidad de algunos intelectuales en la hora presente. Nada se desnuda con esta “situación coyuntural”, al contrario, pone en evidencia la inmadurez, de ciertos sectores limeños frente a sus problemas citadinos.

Esta experiencia sanitaria debe llevar a la reflexión de todos los peruanos, que no se puede seguir estimulando la migración del Ande hacia la Costa o la Selva, dónde se están agudizando los problemas más críticos de la sociedad.

Esta situación, cada día, se avizora será más crítica y la vieja señorial ciudad de Lima se convertirá en un “arrabal africano” y, en el interior del país, ya vemos ciudades como Pucallpa, camino a un “zoco marroquí”. Políticas de Estado hay muchas.

Planes de Gobernanza Regional sobran, pero nadie sabe de qué se trata. Y el desgobierno municipal –por el voto popular- es sólo una burla a la democracia popular porque se han convertido en el “toma y daca” de intereses bastardos.

S.m.p.u.o.



Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652
Vision b91d938c

Gubanner2 b3d7e6eb

Jne fe996a39Familia e0a9160dVocacion 6ec01671Pagina c29a18dbEscape 42989b8bPunto ec62ee0fRegional a20152bcSaludable 5fa274c9

Caminos 9661de73

Anuncio newsletter gaceta f29c7558


Más leídas - Juan José Alvarez Sauri


Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00