Armando Avalos Espichán

De ambulante a empresaria. Cuando se toca fondo y solo nos queda triunfar

Escribe Armando Avalos.- La periodista Andrea Llosa mostraba emocionada a sus seguidores una gorra personalizada que había hecho para su programa, la huaralina Hellen Vilcachagua. La conductora de televisión no dejaba de elogiar a la empresaria de Gamarra, protagonista de una historia de superación increíble. Hellen Vilcachagua hace unos años vendía gorras, carteras y otras prendas en el piso de una esquina del emporio comercial de La Victoria, hasta que un día, como muchos ambulantes, fue desalojada.

Nunca como ese día, estuvo literalmente en la calle. Hellen Vilcachagua, con los pocos ahorros que tenía, alquiló un pequeño local y se lanzó al negocio propio. Muchas veces no tenia ni para comer y solo le alcanzaba para pagar a duras penas el alquiler de su local.

Después de varios años de esfuerzo, invertir lo poco que ganaba y apostar por una idea diferente, Hellen Vilcachagua se convirtió en la reina de las gorras personalizadas. Hoy tiene 5 tiendas en Gamarra y tres locales donde un ejercito de trabajadores diseñan, cosen y arman miles de gorras que ella vende a empresas, canales de televisión, artistas de la tele, así como personas de la calle que llegan incluso a comprar una unidad, con su nombre escrito o el de un ser amado.

¿Por qué Hellen Vilcachagua logró el éxito y no las otras 50 ambulantes que al igual que ella fueron desalojada? ¿Podemos ser todos emprendedores como Hellen? La respuesta es: Sí. Todos tenemos la capacidad de emprender, pero no todos se deciden hacerlo. El primer obstáculo es vencer al temor.

Y como en el caso de Hellen, la realidad nos hace a veces enfrentar ese temor, porque no nos queda otra. Son justamente las crisis que atravesamos en la vida, la que nos puede hacer más grande.

Hellen tenia dos opciones cuando se quedó en la calle. Llorar o buscar una solución. No tenia nada que perder y cuando uno toca fondo, el temor se convierte en valor.

Y ese valor y rabia por no dejarse vencer es algo que nunca debemos perder ni en las peores circunstancias.

Robin Sharma dijo una vez: “Sueña en grande, pero empieza por lo pequeño”. Las empresas no son producto del azar, son obras que se construyen de a pocos. Son fruto de la constancia, la perseverancia, la fe y el optimismo.

Cuando entrevisté a Hellen Vilcachagua, había algo en sus ojos que me hacia entender porqué llegó donde está. “Sus ganas enormes de querer triunfar”. Algunos podrían decir: ¡Yo también quiero triunfar! Pero les haría la siguiente pregunta de la cual espero una respuesta sincera: ¿Qué está haciendo para lograr ese éxito?

El querer algo no nos hará lograrlo. Si no hacemos cosas, sino nos arriesgamos, sino nos equivocamos, sino luchamos y sino nos caemos, no nos haremos mas fuertes y por ende no podremos llegar a lo que aspiramos.

SIN PASION NO HABRA OBRA DURADERA

La segunda razón por la que Hellen Vilcachagua, pasó de ambulante a empresaria, fue por su actitud. Al conversar con ella vi una personalidad arrolladora. Una voluntad apasionada por lo que hacía.

Nada grande en este mundo se ha alcanzado jamás sin pasión decía el filósofo alemán G.W.F Hegel. La pasión por lo que emprende es justamente uno de las características de los emprendedores.

El psicólogo danés Meik Wiking afirma que los emprendedores tienen un mayor sentido de propósito y de dirección en la vida. Pero los estudios también confirman una noción muy extendida, que los emprendedores tienden a ser más felices que el común de las personas. La razón es que más libertad y la oportunidad de ser tu propio jefe son fuentes de felicidad tanto dentro como fuera del trabajo.

Wiking sostiene que los emprendedores apenas tienen tiempo libre, pero sí mucha libertad. Libertad para hacer algo que los apasiona, libertad para decir que no a un cliente y libertad para organizarse el trabajo en base a las necesidades de la familia.

Ser emprendedor en conclusión te hace mas libre. Y la tercera y ultima razón que encontré del éxito de Hellen Vilcachagua fue su motivación. En su fábrica, en una de sus paredes Hellen tiene colgada la foto de su madre, que falleció cuando ella era muy pequeña.

Al borde de las lágrimas, Hellen me contaba que cada paso que da en la vida se lo dedica a su madre y es el motor por el que se ha inspirado a seguir avanzando. “Lucho porque quiero que desde el Cielo mi madre me vea progresar y se sienta orgullosa de mi”, me decía Hellen mientras cortaba el paso a una larga lágrima que se deslizaba por su mejía.

Todos tenemos diferentes motivos para avanzar en la vida. Busquemos en nuestro corazón esa ancla que nos ayudará a recuperarnos en cada caída y nos dará un valor adicional a lo que hagamos. Emprendedor no solo es el que tiene empresa sino el que convierte también su trabajo en su marca. Para emprender tenemos que vencer nuestros temores, armarnos de valor para descubrir hasta donde podemos llegar y luego convertir nuestra actitud en nuestra arma secreta.

Como los emprendedores, no perdamos el deseo de explorar y arriesgarnos. Y los dejo con unas sabias palabras del escritor Paulo Coelho: Si piensas que la aventura es peligrosa, prueba la rutina. Es letal”.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652
Vision b91d938c

Gubanner2 b3d7e6eb

Jne fe996a39Pagina c29a18dbPunto ec62ee0fFamilia e0a9160dSaludable 5fa274c9Escape 42989b8bVocacion 6ec01671Regional a20152bc

Anuncioscomerciales a7590232

Anuncio newsletter gaceta f29c7558



Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00