Armando Avalos Espichán

Baños de bosque: Cuando la naturaleza nos ayuda a curar heridas

Escribe Armando Avalos.- En una ocasión realicé un viaje por  cinco regiones de Brasil, cruzando ríos, desiertos en medio de la selva, lagunas, bosques y las márgenes del océano atlántico. Toda una ruta turística que tenía como “premio” final, llegar a una loma de arena en Jericoacoara donde cientos de personas, sobre todo parejas, llegaban para presenciar “el atardecer más hermoso del mundo”.

Esa tarde cuando grababa el reportaje, me quedé por un momento conmovido al ser testigo de una de las imágenes más bellas que nos regalaba la naturaleza. Ver cómo muchas parejas se abrazaban y miraban ese atardecer, se besaban o simplemente lo contemplaban extasiados.

La paz que te regala la naturaleza no tiene precio y la ciencia ha demostrado que es una herramienta enorme para revitalizar el alma. Hay personas que no le dan importancia a cultivar una planta, recorrer un parque o viajar a un lugar donde haya mucho verdor.

En Japón, los científicos recetan a muchas personas que están estresadas o agobiadas por el trabajo a “tomarse baños de bosque” para equilibrar su salud.

El profesor Quin Li de la Escuela de Salud y Medina Japonesa de Tokio ha estudiado los efectos del shinrin-yoku (baños de bosque) y descubrió que su práctica reduce los niveles de cortisol en la sangre (hormonas que provocan el estrés) y refuerza el sistema inmunológico.

Osea, ir de paseo a un bosque o un lugar donde haya muchas plantas y naturaleza, nos tranquiliza y nos hace menos vulnerable a las enfermedades. Investigadores de la Universidad de Essex estudiaron qué pasaba en las personas que hacían deportes en sus casas o gimnasios y aquellos que lo hacían en entornos naturales.

Tras evaluar a más de 1,200 personas los investigadores encontraron que aquellas que se ejercitaron en el campo, navegaban o practicaban jardinería no solo se sentían con mejor ánimo sino que además se elevó su autoestima. En general concluyeron que la evidencia científica está demostrando que el tiempo pasado en el mundo natural es muy beneficioso para la salud humana.

Otro dato interesante es que mantener un huerto es beneficioso para la salud mental. Incluso es muy recomendable para aquellas personas que sufren de depresión, ya que le ofrece un punto intermedio entre la cama y el mundo exterior y literalmente saca a la luz a las personas que por la misma depresión buscan aislarse.

LA “TEMEROSA” Y SU GRAN LECCION

Cuando mis hijas estaban pequeñas, trataba siempre de inculcarles el amor por las plantas y la importancia de rodearnos de entornos naturales. Por su edad, a veces se cansaban de ayudarme a abonar el jardín y podar las flores. Un día se me ocurrió ir con ellas a comprar una planta que sabía que les daría una gran lección. La mimosa púdica o también llamada mimosa sensitiva o simplemente la temerosa.

La Temerosa, es una planta extraordinaria, ya que tiene la facultad de mover sus hojas a voluntad. Cuando alguien toca sus hojas, La Temerosa como si tuviera mucho miedo, retrae sus hojas hacia abajo y no lo levanta hasta que la persona deja de tocarla o cuando siente que ya no hay peligro.

Igual sucede cuando la soplamos o ponemos un ruido estruendoso muy cerca. Parece asustarse y convertirse en un capullo. Es una planta donde uno al verla, uno siente que de verdad “! está viva!”.

Mis hijas al verla asustarse se quedaron sorprendidas y como todo niño quisieron tocarla a cada rato. Le explicamos junto a mi esposa, que si lo hacían, la Temerosa moriría y que teníamos la obligación de cuidarla “porque como ven ella teme que le hagan daño y ustedes serán sus guardianas”, le dijimos.

Desde ese día mis hijas y su hermano más pequeño trataban a las plantas como personas. A veces incluso, ponemos música suave a nuestras plantas y todo gracias a la gran lección que nos dejó La Temerosa.

Una planta maravillosa que muere cuando la podan, porque no soporta ser maltratada. Que se asusta cuando la tocan bruscamente, cuando le gritan o cuando siente que no la quieren. Que vive y crece vigorosamente cuando vive en un lugar armonioso y donde la cuidan.

Como le digo a mis alumnos, las lecciones de vida podemos encontrarlas en cada lugar que pasamos en la vida, incluso de una  solitaria planta de un jardín. Cuando pueda viaje a un lugar donde lo rodee la naturaleza, camine por un parque o cultive una planta. Lo ayudará a mejorar su salud y a tranquilizar su alma.

Planta Mimosa púdica o La Temerosa.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652
Vision b91d938c

Gubanner2 b3d7e6eb

Saludable 5fa274c9Regional a20152bcEscape 42989b8bPagina c29a18dbJne fe996a39Vocacion 6ec01671Familia e0a9160dPunto ec62ee0f

Chela2 b2b72599

Anuncioscomerciales a7590232



Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00