Programa social

Amazonas: Pueblo awajún apuesta por el desarrollo infantil para derrotar a la pobreza

Con ayuda de programa Cuna Más, el poblado Pampa Entsa, trabaja para un mejor futuro

Cenepa.- En el centro poblado Pampa Entsa el sol golpea con tanta fuerza que los awajún (pueblo indígena originario de la selva amazónica peruana), sienten que la ropa les hace flaco favor en sus ánimos de sentirse más frescos. A más de 30 grados de temperatura, y a solo 17 kilómetros del Ecuador, este poblado ubicado en el heroico distrito del Cenepa, vive un cambio que se verá reflejado en las siguientes generaciones.

Córdova Ampush Unkuch tiene 29 años y, como nombre tiene un apellido español: Córdova, junto a su esposa, Eva Ugkuch y sus niñas Leini y Miriam, de 3 años y seis meses, respectivamente, forman parte de los más de 50,000 aguarunas o awajún que pueblan, principalmente, los departamentos del Amazonas, Cajamarca, Loreto y San Martín.

La pobreza en la que viven los awajún es extrema, y ello se ve reflejado en la poca preparación que tienen los padres para el cuidado en la crianza de sus hijos. “Cuando era niño, mis padres no me podían dar juguetes, por ello los fabricábamos con trozos de madera. Andábamos sin zapatos, no nos lavábamos las manos y teníamos poco cuidado con nuestra salud. Muchos amigos míos se enfermaban y otros hasta morían”, narra Córdova frente a su familia.

Él es uno de los usuarios del programa Cuna Más del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis), cuyo objetivo es mejorar el desarrollo infantil de niñas y niños menores de 3 años de edad en zonas de pobreza y pobreza extrema, para superar las brechas en su desarrollo cognitivo, social, físico y emocional, como sucede con el pueblo awajún.

Un mejor futuro

“Cuna Más nos ha cambiado la vida. A nuestras hijas les dará un mejor futuro. Por ejemplo, mi hija mayor les tenía miedo a las personas que hablaban en español –el idioma materno de los aguarunas es el awajún-, no aprendía las cosas que ahora ya sabe, y se le ve más sociable con los visitantes. Ahora, ella misma quiere ir a la escuela y quiere comer en Qali Warma –otro de los programas sociales de este ministerio-, y verla tan diferente a cómo era yo, me llena de felicidad”, nos dice emocionado.

El Servicio de Acompañamiento a Familias es una de las dos modalidad de intervención del Programa Nacional Cuna Más que se realiza a través de visitas a hogares y sesiones de socialización e interaprendizaje.

Esto, con la finalidad de promover el desarrollo infantil, enseñando a los padres elementos básicos de aseo, juegos didácticos y monitoreos a la salud de los menores en los centros médicos correspondientes.

“Cuando yo era niño, no tenía estos juguetes que mi hija tiene. Siempre he querido tener estos juguetes, pero mi papá no podía comprármelos. Ahora me da mucho gusto que mi hija tenga las cosas que yo no pude tener. No me gustaría que mi hija sea como yo, quisiera que sea una persona más cercana a la sociedad”, comenta Córdova quien cría cuyes en el patio de su casa hecha de madera.

La ayuda viene de casa

Cleto Juwep Kantuash, es técnico en enfermería y trabaja como encargado de los facilitares de Cuna Más desde hace poco más de un año. Cleto nació en la comunidad indígena de Mamayaque, también del distrito del Cenepa, y habla dos idiomas el awajún y el español. Además, está al mando de 15 facilitadoras o acompañantes de las familias beneficiarias que, en la zona del Cenepa ascienden a más de 150 familias.

El hecho que las personas que trabajan en el programa Cuna Más, sean de la misma zona donde se ejecuta el programa, hace que el programa sea más eficiente en la llegada con los beneficiarios: “El programa proporciona juguetes, en el que se implementa espacios para el juego, espacios para el aseo, enseñamos, además, cómo darle a los niños sulfato ferroso, cuando en los controles médicos se descubre que tienen anemia”, menciona Cleto.

“Cuando llegamos a la zona, los niños eran poco activos, tenían miedo de hablar, no socializaban y las usuarias, en este caso las madres, tampoco tenían en claro la importancia de tener un método sano para el cuidado de los bebés. Por eso, había muchos casos de niños fallecidos por cosas que se podían evitar con una buena dirección en el cuidado del niño”, recuerda apenado.

“Yo me siento muy bien porque veo la diferencia del desarrollo de la comunidad en comparación, por ejemplo de cuando yo era niño. Y eso me pone muy contento, ya que enseñamos, por ejemplo, sobre la importancia de ingerir agua potable. Cosas como esta, que para muchos suenan muy elementales, para los awajún, no lo son, por ello nuestro trabajo es de suma importancia”, culmina Cleto.

Pampa Entsa es uno de los muchos centros poblados de la provincia de Condorcanqui, región Amazonas, que cuentan con la asistencia de este programa, que hará que las siguientes generaciones de awajún tengan conocimientos más adecuados para la buena crianza de los más pequeños.

Fuente: Andina


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos