Armando Avalos Espichán

Si quiere hacer crecer su creatividad, ¡Viaje!

Escribe Armando Avalos Espichán.- En una ocasión estaba en Tokio, grabando un reportaje en el estadio Yoyogi. Jugaban las selecciones de vóley de Perú y Japón. Miles de japoneses ingresaban ordenados en fila india al moderno estadio. En la entrada recibían un globo plateado con el nombre de su país y una bincha para alentar a su selección. Se sentaban ordenadamente y comenzaban cual coreografía a golpear sus globos y a gritar ¡Nipón! ¡Nipón! ¡Nipón!

Mantenían el orden, todos alentaban sentados y siempre golpeando sus globos y con una sonrisa.

Y en eso, entró la barra peruana encabezada por un “hombre pollo”, una gorda con una minifalda y luciendo un apretado polo de la selección, detrás dos viejitos con una enorme matraca que hacia un ruido ensordecedor y al final niños, madres y señores con banderas, pica pica y máscaras de calavera gritando ¡el que no salta! ¡El que no salta! ¡Es un chino maricón!.

Eran dos mundos diferentes en un mismo escenario. Los japoneses al ver la barra peruana gritaban más fuerte pero siempre ordenados y sentados. Los peruanos comenzaron a pintarse la cara cual samurái en guerra pero con la bandera peruana dibujada en los cachetes, saltaban y corrían por todo el estadio como locos.

Esa tarde en Tokio, me sentí más peruano que nunca. Lejos de casa uno ama más el terruño y más cuando vi el respeto que más allá de la euforia del partido, los japoneses y peruanos se tuvieron al oír cada uno, sus himnos nacionales.

Era una escena muy difícil de olvidar, ver a peruanos con sus máscaras de calavera, con sus caras pintadas con la mano en el pecho y cantando con lágrimas en los ojos al Perú.

Esa diversidad de razas y costumbres, la viveza del peruano, su unión de grupo y camaradería que vi radiar esa tarde en Tokio, me hizo valorar más la identidad de nuestro país. Admirar el orden, la disciplina y la cultura nipona, de los cuales hay muchas cosas que aprender, pero también que nuestra grandeza no está en tratar de copiar al resto, sino en ser como somos y crecer en el camino.

El viajar por el mundo, me dio grandes lecciones de cultura, historia y geografía invalorables. Hoy es un consenso científico que los viajes son una fuente inagotable para de experiencias que hacen crecer la creatividad y amplían el horizonte de las personas.

TOUR A LA CREATIVIDAD

Frédéric Godart investigo qué tanto influye el viajar y tener contacto con otras culturas en la creatividad humana y sus descubrimientos son un referente.

Hizo su investigación en el campo de la moda, rastreando la experiencia de iconos de esta industria como Giorgio Armani, Donatella Vercace, Vera Wang, Karl Lagerfeld, Donna Karan, entre otros.

Godart concluyó que las colecciones más creativas provenían de las casas en la cual los directores tenían mayor experiencia en el extranjero.

El investigador determinó que hay tres factores que determinan esta situación. Primero que las colecciones más originales eran producidas por los directores que habían trabajado en dos o tres países diferentes.

En segundo lugar, mientras más diferente sea la cultura que visitemos mejor será el aprendizaje que obtendremos. Más contribuirá a la experiencia creativa y por ende al éxito que tengamos.

En tercer lugar, los viajes profundiza nuestros conocimientos si tenemos más tiempo fuera del país. Ello permite asimilar las nuevas ideas de la cultura extranjera y sintetizarlas y acoplarlas a las propias.

VIAJANDO CON RATATOUILLE

Está demostrado científicamente que uno aprende más de lo que vive en carne y hueso. Según investigaciones por The William Glasser Institute de California solo retenemos el 10% de lo que observemos de la lectura y de lo que vemos u oímos. La experiencia personal  nos aporta un 80%. Es decir, que el 80% de lo que permanece en nuestra memoria para toda la vida es lo que aprendemos de experiencia personales, una de ellas, los viajes. Como me dijo una vez mi esposa luego de un viaje que hicimos a Tarapoto y estuvimos en unos paisajes maravillosos: ¡Yo lo he visto, nadie me lo ha contado!

Ed Catmull, director de Pixar Animation Y Disney Animation y creador de películas como Toy Story y Buscando a Nemo, narra una experiencia que tuvo cuando ingresó a supervisar la producción de la película Ratatouille. Encontró que muchos de los involucrados en la creación de las escenas de esta taquillera película animada, recreaban los modismos, escenas y costumbres que se daban en un restaurante francés, investigando en internet y revisando videos de Youtube.

Catmull ordenó que este personal viajara a París para conocer de primera mano cómo era un restaurante francés. Que caminaran por las calles de Francia y sintieran el ambiente que se vive en esos restaurantes galos. Así, sostenía, podrían reproducir con mayor fidelidad los detalles relacionados a estos locales que inspiraban la película sobre la rata chef.

Muchos de los directivos de Pixar y Disney se opusieron al viaje considerándolo innecesario, pero Ed Catmull se impuso porque buscaba la perfección en el trabajo y que los dibujantes y guionistas no conocieran los detalles de estos locales de manera virtual sino real y, ello “despertaría” la chispa de su creatividad.

Y fue ese viaje, el que permitió a la película mostrar los pequeños grandes detalles que hicieron real la historia y que convirtió a Ratatouille en una de las películas más taquilleras de los últimos años.

Catmull dejó luego una gran reflexión: “Nunca se topará con lo inesperado si se limita a lo familiar. Cuando la gente sale de viaje siempre vuelve cambiada. Los viajes ponen a prueba nuestras concepciones pre concebidas y ahuyentan los clichés. Impulsan la inspiración y hace crear en lugar de copiar”.

Ya sabe ni bien tenga la oportunidad, coja sus maletas y viaje. Será un regalo que usted se haga a su corazón y a su mente. Camine por las calles de los pueblos o ciudades y converse con su gente. Coma cosas diferentes, hable con personas diferentes y su percepción del mundo será más rica y creativa. Buen viaje.

En Tokio, Japón, con la barra peruana alentando a nuestra selección de voley

Un viaje a París, fue lo que despertó la chispa de la creatividad en los guionistas y dibujantes de Disney y Pixar para crear “Ratatouille”


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652
Vision b91d938c

Gubanner2 b3d7e6eb

Punto ec62ee0fSaludable 5fa274c9Jne fe996a39Escape 42989b8bVocacion 6ec01671Regional a20152bcFamilia e0a9160dPagina c29a18db

Chela2 b2b72599

Anuncioscomerciales a7590232



Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00