Víctor Valdez Meléndez

La madre

Escribe Víctor Valdez Meléndez.- La MADRE es un ser raro y excepcional. Es la única vida que da vida a otras vidas. Cuida en su vientre y alimenta con sus propios nutrientes a quien mañana está destinado a nutrir, construir, reconstruir o reimpulsar la sociedad.

Es el ser que, con convicción, renuncia a su comodidad y tranquilidad  para cuidar otras vidas. Esas vidas bajo su cuidado y protección eres tú; también tú. Somos todos nosotros: LOS HIJOS.

Y pese a sus desvelos, sacrificios, trasnochadas, hambres y padecimientos, nosotros, LOS HIJOS, tantas y tantas veces JAMÁS las agradecemos o, acaso, nos acercamos a ellas, simplemente para pedirles «perdón», y muchas veces un «perdón» sin convicción, por las angustias que las hemos hecho padecer con nuestras irresponsables e irrespetuosas conductas.

Es la MADRE un ser raro y excepcional, porque es el único ser que trabaja las 24 horas del día, los 30 días del mes y cada día del año, sin derecho a descanso, ni beneficios sociales, ni vacaciones.

A las madres les está PROHIBIDO enfermarse. Si tienen fiebre, o están agripadas, si tienen dolores y fuertes padecimientos, sufren y lloran a solas, pero ante sus hijos siempre están activas y alegres. Cuando están mal de salud, siempre aparentan tranquilidad y hasta sonríen frente a sus hijos, sólo con el fin de darles tranquilidad, calma y evitarles molestias y preocupaciones, aunque en el fondo, el mal corroe y destruye sus entraña. Cuando lloras, ella calma tus lágrimas, y cuando sufres, ella está contigo. Tus alegrías son sus alegrías y tus triunfos le da a la MADRE su plenitud. Para ello te ha cuidado y educado: para que TRIUNFES, para que seas alegre y dichoso.

Muchas madres no lo dicen; pero, con la ternura de sus mirada, nos gritan: si gobiernas, AMBICIONA, a toda fuerza, la PROSPERIDAD y GRANDEZA de tu patria. Si ejerces una labor, sé EL MEJOR. Cuida tu PRESTIGIO, defiende tu DIGNIDAD. Sé disciplinado, correcto, puntual, respetuoso, fino, educado. Da más de lo que el cargo exige. Sé amoroso con tus hermanos, con tu pareja, con el más humilde. Protege a los niños. No abandones al anciano. Niégate a ser pobre. Sé ENEMIGO de la pobreza. Declárale la GUERRA a la pobreza. Procura y lucha para que NADIE sea pobre, porque la pobreza frustra, posterga, baja la estima y no es digno para el ser humano.

La MADRE, con su esfuerzo y GRANDÍSIMO sacrificio, te quiere enseñar el don de ser grande y luchador, a que no te quedes parado ante la adversidad; que enfrentes cualquier asunto por más complejo o difícil que sea.

Nunca olvides: la MADRE es un ser raro y excepcional, que da todo por ti, desde que estás en su vientre hasta que, vencida por el poder del dolor y agotamiento, se postra en la cama y se despide de ti. Pero, ni aún con su larga partida, te abandona, porque, te vuelvo a decir: la madre es un ser raro y excepcional. Es un ángel, una diosa, es luz sobre la luz, vida sobre la vida, es calma, es relámpago, es huracán, es fiereza y, a la vez, es dulzura. Es el beso que calma, la sonrisa que alivia. Es la mirada que te levanta; es la voz que te anima.

Es la MADRE el ser más divino entre lo divino.

Fuente: Víctor Valdez Meléndez


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652

Congreso 7c7dcada

Olvi1 10717088

Anuncio newsletter gaceta f29c7558

Vuela3 3c84a537


Más leídas - Víctor Valdez Meléndez