Puno

¿Qué está pasando con la hoja de coca en San Gabán, donde murieron dos personas?

En los últimos años, el sembrío de hoja de coca creció más de 200% en esta zona, y su destino final sería para la producción de cocaína de alta pureza.

Puno.- Dos personas murieron durante un enfrentamiento entre agricultores cocaleros y policías el último viernes, en el distrito de San Gabán, en Puno, una de las zonas donde el cultivo de hoja de coca ha crecido de manera alarmante. El motivo de la gresca fue que el Centro de Erradicación de Cultivos de Hoja de Coca (Corah) pretendía instalar, por cinco meses, en ese lugar, un campamento para eliminar todas las hectáreas de hoja de coca ilegales y que están destinadas al narcotráfico, según informó a El Comercio,el director ejecutivo del Corah, Víctor Rucoba. Los hechos de violencia develan, sin embargo, un problema mayor. 

En el distrito de San Gabán no se erradican cultivos de hojas de coca desde hace dos años, periodo en el que los sembríos crecieron 226%, de acuerdo con el último informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc), del 2018. Pasó de 398 hectáreas, en el 2016, a 1,296 hectáreas, al 2018. El distrito cuenta con 6,832 habitantes, la mayoría subsiste gracias a la comercialización de la hoja de coca. 

“En San Gabán ningún cocalero está empadronado en Enaco ( la única empresa autorizada para la comercialización de la hoja de coca y sus derivados) por lo tanto todo lo que se siembra está dirigido al narcotráfico. En ese lugar hay pozas de maceración para la producción de cocaína”, sostiene Rucoba. Fuentes de la Dirección Antidrogas (Dirandro) afirman que debido a las propiedades de la hoja de coca sembrada en ese lugar, la cocaína que se obtiene es de alta pureza. “Hay muchos productores de cocaína del Vraem que han migrado a ese lugar y sus zonas colindantes”, detallan a este Diario las fuentes consultadas. 

Dos muertos y el bloqueo de la Interoceánica
Rucoba remarca que 158 personas, entre civiles y policías, se iban a encargar de la instalación del campamento, y posteriormente 600 agentes se encargarían de la erradicación de la hoja de coca trabajando en dos turnos durante cinco meses. El campamento temporal iba a estar en la zona de El Carmen, en el distrito de San Gabán. 

“Este año la meta del Perú es erradicar 25 mil hectáreas de hoja de coca. La instalación del campamento en San Gabán responde a una estrategia. No es algo improvisado. Es un trabajo planteado en la Estrategia Nacional de Lucha Contra las Drogas 2017-2021. Gabán fue elegido por el crecimiento de la hoja de coca. Están sembrando en zonas donde ya se ha erradicado antes y eso está prohibido”, resalta el jefe del Corah.

Un comunicado de la Policía Nacional del Perú (PNP) informó que los enfrentamientos empezaron entre las 4 a.m. y las 6 a.m. del viernes. “Los trabajadores y el personal policial fueron atacados por campesinos cocaleros con machetes, palos y piedras, resultando heridos tres efectivos policiales y dos trabajadores del Corah […] Desde las 6 a.m. aproximadamente 400 campesinos cocaleros vienen bloqueando la Carretera Interoceánica con piedras y montículos de tierra, entre los kilómetros 329 y 338 impidiendo el tránsito vehicular”, detalla el comubicado.

Como resultado de la gresca, Ángel Quispetupa, del distrito de Ayapata (Puno), y Héctor Velásquez, proveniente de Andahuaylas (Apurímac), perdieron la vida tras haber sido baleados. Hay una tercera persona gravemente herida. La hermana de Quispetupa declaró a una radio local de Puno que Ángel sustentaba a su familia con los cultivos de hoja de coca, y su posterior venta. No precisó quiénes compraban ese producto. 

“No le puedo asegurar los fallecidos sean productores cocaleros. El tráfico de droga tiene muchos recursos y puede movilizar personas. Hay algunos que podrían ser parte de la gente que ha estado en la zona La Pampa, metida en la minería ilegal, y al no tener ocupación han visto otra forma de ingreso”, dice Rucoba.

Jacinto Ticona, jefe de la Oficina Defensorial de Puno, precisa que las familias de los dos fallecidos son de escasos recursos y que ambos dejan a niños huérfanos. “Las familias piden que se investiguen las muertes y estamos tramitando la posibilidad de que cuenten con abogados de oficio”, indica Ticona a El Comercio. 

Durante el sábado, el tramo de la Carretera Interoceánica, en Puno, estuvo bloqueado impidiendo el acceso de camiones y buses. Un grupo de manifestantes cargó una banderola en la que se leía con letras rojas: “Pedimos retiro de empresa Corah del distrito de San Gabán por asesinos”. 

A través un tuit, publicado la noche del sábado, la Defensoría del Pueblo informó que “tras nuestra intervención, en San Gabán, permiten paso de vehículos. Reunión entre pobladores y autoridades locales continúa mañana”. No se sabe si volverán a bloquear la vía en los siguientes días. El presidente regional de Puno, Walter Aduviri, se reunirá con los pobladores para escuchar sus reclamos en las próximas horas. 

¿Cuál es la solución?
El general Rucoba expresa de manera enfática que de todas maneras el campamento se instalará en el lugar a no ser que haya una disposición gubernamental que indique lo contrario. “¿No había la posibilidad de que antes de ingresar a erradicar informen a los cocaleros sobre la estrategia y ofrecerles apoyo para los cultivos alternativos?”, le preguntamos. 

“Lo mismo me preguntó el señor Aduviri. Como entidad puedo desplazarme donde hay sembríos ilegales porque toda la hoja de coca que está siendo cosechada ahí es desviada al tráfico de droga. Si yo anunciaría mi llegada no habría llegado nunca al campamento porque antes me habrían bloqueado el acceso como lo han bloqueado ahora”, responde. 

Al respecto, Rubén Vargas, presidente de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Droga (Devida), recalca que en los últimos tres años se ha invertido en el distrito de San Gabán S/8 millones en proyectos productivos y en mantenimiento de carreteras.

“El problema es que mucha de la hoja de coca está dentro del área protegida Bahuaja Sonene y ahí no se puede hacer desarrollo alternativo ni se puede convertir en zona de producción. Hacer alguna actividad productiva dentro de un área natural es un delito. Ahí es donde está la coca. El lunes voy a explicar esta problemática en el Congreso de la República”, adelanta Vargas. 

Además de Vargas, el ministro del Interior, Carlos Morán, también acudirá en calidad de citado a la Comisión de Defensa y Seguridad del Congreso con el objetivo de que informe sobre los enfrentamientos. 
La reserva Bahuaja Sonene está ubicada en el norte del departamento de Puno y en el sur este del departamento de Madre de Dios. El informe de Naciones Unidas del 2018 alertó sobre esta problemática que El Comercio también ha dado cuenta en otros reportajes.

Fuente: El Comercio


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos