Compartiendo diálogos conmigo mismo

Propósito de un caminante

Confieso al mundo que, cada día,

he podido reconocer al divino Caminante.

Abiertos los ojos a la luz, deseo compartir mi esperanza.

Quiero despojarme de las heridas

rehacerme y renacerme,

volver a ser yo mismo,

reiniciarme y resucitarme,

liberado del peso de este mundo.

 

Venga a mí el consuelo

del Crucificado,

comparezca el Señor en mí,

necesito levantarme,

ponerme en camino, nacer de nuevo.

 

Es tanto el dolor que llevo,

es tanta la amargura que me invade,

que mi corazón se resiente,

y mi alma busca otro horizonte,

donde poder gozar de los días.

 

No quiero más lamentos,

me niego a ser un derrotado,

busco una amapola

en la que apoyar mis labios,

para tejer otras sensaciones de luz.

 

Las manos son débiles,

pero el ánimo me fortalece,

estoy cansado, pero no hundido,

aún tengo fuerzas,

para escribir este último poema.

 

En efecto, con la palabra

abrazo al mundo,

y con la mística del espíritu,

me reencuentro más allá del dolor,

y más cerca de Jesús.

 

Su llamada siempre está ahí,

permanece toda la existencia,

persiste a pesar de nuestros pesares,

persevera en nuestras contradicciones,

sigue e insiste en nosotros,

a la espera de nuestra respuesta.

 

Olvidamos que somos hijos de la vida,

y que a ella hemos de trascender;

tras probar este infierno de lenguajes,

llegaremos al silencio, al verso de Dios,

pues la muerte es un pulso y una pausa.

 

Víctor Corcoba Herrero

[email protected]


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652
Pod2 e0df9c0c

Escape 42989b8bVocacion 6ec01671Saludable 5fa274c9Regional a20152bcPagina c29a18dbPunto ec62ee0fJne fe996a39Salud 3845ff55

Anuncio newsletter gaceta f29c7558

Congreso 7c7dcada