Un siglo después

La actualidad del manifiesto liminar de la reforma universitaria de Córdova en 1918

Augusto Lostaunau Moscol *

Fue el movimiento de los estudiantes parisinos en 1968, lo que determinó un interés mayor por el estudio de la realidad universitaria. Desde las ciencias sociales se han escrito miles de libros y artículos en los cuales se busca comprender el denominado Movimiento Universitario.

Según Serge Mallet, el movimiento universitario presenta dos características básicas:

  • Son jóvenes y rechazan la sociedad de sus mayores y,
  • Actúan buscando que la universidad no sea más el bastión del conservadurismo, sino el foco de un nuevo radicalismo revolucionario (1970).

Esto quiere decir que los estudiantes no sólo son jóvenes por edad o personalidad psicológica, sino también en ideas frente a su sociedad y sienten la necesidad de transformarlo todo.

En cambio, para Henri Lefebvre el movimiento universitario presenta tres características:

  • Impugnación: Es el rechazo a la integración, nace de una crisis institucional latente, la conduce hacia una crisis abierta que pone en tela de juicio las jerarquías, los poderes, la burocratización que ha contaminado a la sociedad entera.
  • Espontaneidad: No es una espontaneidad absoluta porque no existe; la explosión de la espontaneidad posee condiciones que la prepararon. En el movimiento universitario la espontaneidad se manifestó en las calles, convirtiendo la calle en lugar público, indicando el vacío político de los sitios especializados.
  • Violencia: Esta ligada a la espontaneidad y en consecuencia a la impugnación (1970).

En el Manifiesto Liminar que el 21 de junio de 1918, los estudiantes de la Universidad de Córdova, se puede percibir claramente estas características:

Impugnación

En el Manifiesto Liminar, se puede leer:

“Hombres de una República libre, acabamos de romper la última cadena que, en pleno siglo XX, nos ataba a la antigua dominación monárquica y monástica. Hemos resuelto llamar a todas las cosas por el nombre que tienen. Córdoba se redime. Desde hoy contamos para el país con una vergüenza menos y una libertad más. Los dolores que quedan son las libertades que faltan. Creemos no equivocarnos, las resonancias del corazón nos lo advierten: estamos pisando sobre una revolución, estamos viviendo una hora americana”.

La impugnación se manifiesta en forma directa contra los fundadores de la República Libre, ya que, el proceso de la Independencia Nacional no alcanzó a la institución universitaria donde se mantuvo el poder “monárquico y monástico”. Vale decir, las nuevas repúblicas americanas eran gobernadas por políticos formados en universidades donde las libertades propias de la república no habían llegado.

El Manifiesto Liminar continúa:

“La rebeldía estalla ahora en Córdoba y es violenta porque ahí los tiranos se habían ensoberbecido y era necesario borrar para siempre el recuerdo de los contrarrevolucionarios de Mayo. Las Universidades han sido hasta aquí el refugio secular de los mediocres, la renta de los ignorantes, la hospitalización segura de los inválidos y lo que es peor- el lugar donde todas las formas de tiranizar y de insensibilizar hallaron la cátedra que las dictara. Las Universidades han llegado a ser así fiel reflejo de estas sociedades decadentes que se empeñan en ofrecer el triste espectáculo de una inmovilidad senil. Por eso es que la ciencia, frente a estas casas mudas y cerradas, pasa silenciosa o entra mutilada y grotesca al servicio burocrático. Cuando en un rapto fugaz abre sus puertas a los altos espíritus es para arrepentirse luego y hacerles imposible la vida en su recinto. Por eso es que, dentro de semejante régimen, las fuerzas naturales llevan a mediocrizar la enseñanza, y el ensanchamiento vital de los organismos universitarios no es el fruto del desarrollo orgánico, sino el aliento de Ia periodicidad revolucionaria”.

Impugnan las características de secta que existen en las universidades latinoamericanas, donde las “argollas” se visten de “academia” para desvirtuar cualquier denuncia que realizan los estudiantes y los docentes que no participan o forman parte de estos grupos que buscan controlar los destinos de la universidad en función de sus propios y limitados intereses. Se impugna el burocratismo, la mediocridad y el aprovechamiento de los cargos administrativos para mantener un status quo decadente y denigrante.

Además:

“Nuestro régimen universitario aún el más reciente- es anacrónico. Está fundado sobre una especie de derecho divino; el derecho divino del profesorado universitario. Se crea a sí mismo. En él nace y en él muere. Mantiene un alejamiento olímpico. La  federación universitaria de Córdoba se alza para luchar contra éste régimen y entiende que en ello le va la vida. Reclama un gobierno estrictamente democrático y sostiene que el demos universitario, la soberanía, el derecho a darse el gobierno propio radica principalmente en los estudiantes. EI concepto de autoridad que corresponde y acompaña a un director o a un maestro en un hogar de estudiantes universitarios no puede apoyarse en la fuerza de disciplinas extrañas a la sustancia misma de los estudios. La autoridad, en un hogar de estudiante, no se ejercita mandando sino sugiriendo y amando: enseñando”.

Aquí surge la alternativa viable: “un gobierno estrictamente democrático”. Vale decir, introducir el concepto de ciudadano al término alumno. Porque, las universidades determinan que el alumno no es un ciudadano propiamente dicho. No goza de más derechos que el de ser tratado como un estudiante, dentro del aula, en las oficinas y en los pasadizos.

Espontaneidad

En este aspecto, el Manifiesto Liminar sostiene que:

“Los sucesos acaecidos recientemente en la Universidad de Córdoba, con motivo de la elección rectoral, aclaran singularmente nuestra razón en la manera de apreciar el conflicto universitario. La federación universitaria de Córdoba cree que debe hacer conocer al país, y a América las circunstancias de orden moral y jurídico que invalidan el acto electoral verificado el 15 de junio. AI confesar los ideales y juicios que mueven a la juventud en esta hora única de su vida, quiere referir los aspectos locales del conflicto y levantar bien alta la llama que está quemando el viejo reducto de la opresión clerical. En la Universidad Nacional de Córdoba y en esta ciudad no han presenciado desordenes; se ha contemplado y se contempla el nacimiento de una verdadera revolución que ha de agrupar bien pronto bajo su bandera a todos los hombres libres del continente. Referimos a los sucesos para que se vea cuánta razón nos asistía y cuánta vergüenza nos sacó a la cara la cobardía y la perfidia de los reaccionarios. Los actos de violencia, de los cuales nos responsabilizamos, se cumplían como el ejercicio de puras ideas. Volteamos lo que representaba un alzamiento anacrónico y lo hicimos para poder levantar siquiera el corazón sobre esas ruinas. Aquellos representan también la medida de nuestra indignación en presencia de la miseria moral, de la simulación y engaño artero que pretendía filtrarse con las apariencias de la legalidad. EI sentido moral estaba oscurecido en las clases dirigentes por un fariseísmo tradicional y por una pavorosa indigencia de ideales”.

No es una espontaneidad pura lo que originó que los estudiantes de la Universidad de Córdova impugnen el sistema universitario que existió hasta 1918. Fue la propia realidad. La disputa ambiciosa por el control del rectorado entre facciones de mediocres que viven a espaldas de la realidad estudiantil genera la reacción de los alumnos. Vale decir, de los alumnos que no han caído en el clientelaje propio de las sectas, argollas y mafias que buscan controlar los cargos para lograr satisfacer sus más bajos intereses. No se trata de “infiltrados” o de alumnos “manipulados”; por el contrario, son jóvenes que han alcanzado un grado de consciencia superior y se organizan en una lucha de profilaxis moral y ética. Que necesariamente es una lucha de profilaxis mayor ya que, estas mafias que controlan la universidad gozan de la amistad y protección de sus pares que controlan los Poderes del Estado. Y, a su vez, tienen puentes que los emparentan con los medios de comunicación privados.

Además:

“El espectáculo que ofrecía la asamblea universitaria era repugnante. Grupos de amorales deseosos de captarse la buena voluntad del futuro exploraban los contornos en el primer escrutinio, para inclinarse luego al bando que parecía asegurar el triunfo, sin recordar la adhesión públicamente empeñada, el compromiso de honor contraído por los intereses de la Universidad. Otros los más en nombre del sentimiento religioso y bajo la advocación de la Compañía de Jesús, exhortaban a la traición y al pronunciamiento subalterno. (Curiosa religión que enseña a menospreciar el honor y deprimir la personalidad ¡Religión para vencidos o para esclavos!). Se había obtenido una reforma liberal mediante el sacrificio heroico de la juventud. Se creía haber conquistado una garantía y de la garantía se apoderaban los únicos enemigos de la reforma. En la sombra de los jesuitas habían preparado el triunfo de una profunda inmoralidad. Consentirla habría comportado otra traición. A la burla respondimos con la revolución. La mayoría expresaba la suma de la represión, de la ignorancia y del vicio. Entonces dimos la única lección que cumplía y espantamos para siempre la amenaza del dominio clerical”.

El rechazo no es a la institución llamada Asamblea Universitaria; es a quienes la utilizan para practicar el más ruin de los deportes universitarios: la traición. Se van formando los políticos que traicionan a sus electores, a quienes les han prometido realizar una labor fiscalizadora, pero terminan convirtiéndose en cómplices de los actos que denigran a la institución universitaria.

Violencia

En la Manifiesto Liminar se lee:

“La juventud ya no pide. Exige que se reconozcan el derecho de exteriorizar ese pensamiento propio en los cuerpos universitarios por medio de sus representantes. Está cansada de soportar a los tiranos. Si ha sido capaz desconocérsela la capacidad de intervenir en el gobierno de su propia casa”.

La corrupción. La impugnación frente a la corrupción. La traición y el aprovechamiento del cargo. El rechazo espontáneo frente a la traición y el aprovechamiento del cargo. Va generando la toma de decisiones que lleva a los estudiantes a la actuación violenta. “La juventud ya no pide. La juventud exige”. Porque, cuando los estudiantes piden, la autoridad hace oídos sordos. Los medios de comunicación privados cierran sus espacios a la denuncia moral. Los Poderes del Estado –hermanados en la corruptela- no se involucran en la solución de los problemas. Entonces, los estudiantes toman los locales y exigen. Los alumnos denuncian corrupción. Ahora los medios de comunicación privados desinforman. Los llaman terroristas. Los Poderes del estado intervienen. La orden es reprimir la protesta contra la corrupción. Quienes luchan contra la corrupción van detenidos. Los corruptos gozan en sus escritorios.

En su libro La Rebelión de los Jóvenes, el profesor Alfred Sauvy escribió que:

“Si un político hubiese pensado realmente en cuáles serían los mejores medios de provocar una revolución entre los jóvenes, no habría podido encontrar otros mejores que los siguientes:

  • reunirlos en lugares comunes en la mayor cantidad y hacinamiento posibles;
  • asegurarles condiciones de vida insuficientes;
  • orientarlos culturalmente hacia lo abstracto, de forma que no puedan acceder fácilmente a la vida activa y lo adviertan desesperados;
  • descuidar o maldecir los esfuerzos físicos y el trabajo manual;
  • darles una conciencia suficiente de su estado, sin que por ello tengan posibilidad de conocer los resortes de la sociedad;
  • esconder cuidadosamente el tesoro y los recursos de los propietarios;
  • dejar que se difundan ampliamente la mitología de la máquina y de la abundancia;
  • esperar hasta que se produzca un movimiento producto de la impaciencia y enviar a la policía para restablecer el orden” (1971).

Parece que estamos ad portas de una nueva reforma universitaria dirigida por los propios estudiantes.

*Historiador a favor del Colegio Profesional de Historiadores del Perú.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Gaceta Ucayalina Radio - Música y Noticias
0:000:00