Augusto Lostaunau Moscol

De modo en modo

Augusto Lostaunau Moscol *

El Perú es un país de grandes contrastes y graves contradicciones. Se puede pasar de un estado de ánimo a otro en menos de 30 segundos. Casi es un país bipolar. De la felicidad máxima a la furia extrema. Eso lo saben los grupos que controlan el poder político-económico. Por ello, siempre han necesitado de pan y circo para generar la distracción suficiente de modo que nada cambie.

Del modo mundial hemos pasado al modo anticorrupción. Del “me gusta” al “me enoja”. De la alegría por dejar atrás 36 años de frustraciones futboleras a la ira por no poder enterrar los 500 años de corrupción. Así que, los generadores y productores de psicosociales deben estar buscando desesperadamente cómo desviar la atención frente a los últimos audios difundidos por la prensa independiente y libre.

Mientras la gran mayoría de ciudadanos están totalmente indignados por la existencia de mafias delincuenciales que controlan las más altas esferas de los Poderes del Estado y, con ello, toman las decisiones más arbitrarias e ilegales; existen grupos políticos que “exigen” se investiguen las violaciones al secreto de las comunicaciones.

A estos impresentables no les importa el contenido de los audios; sólo les interesa saber quién o quienes han realizado las grabaciones. Que se deje en libertad al violador de una niña de 11 años no les importa. Que se deje en libertad al asesino de una mujer no les importa. Que se deje libre al empresario mafioso que le robó al país varios millones no les importa; sólo les importa saber quién o quienes grabaron las conversaciones. Actúan como mafia porque piensan como mafia. Son una mafia delincuencial que controla el poder desde hace 200 años.

Mientras el país se encontraba en modo mundial, realizaron todo tipo de actos de corrupción. Ahora que el país ha pasado a modo anticorrupción, exigen saber quién los graba. Suponemos que su interés por saber quién los graba no es para encarcelarlo; todo lo contrario, de seguro le mandarán un sicario, de esos que han dejado entrar al Perú por centenares.

La indignación es mayor cuando los ciudadanos recuerdan que la corrupción es nuestra como cada día de nuestras vidas. Está en todos lados y en todos los niveles. Hace que se vuelva insoportable vivir en el país. Genera la salida masiva de peruanos. Miles se van todos los años porque aquí –en su propia tierra- no tienen posibilidades de lograr nada.

La corrupción se ha hecho hereditaria y símbolo familiar de algunos clanes políticos. Pasa de padres a hijos. Heredan los puestos públicos. Heredan los puestos partidarios. Heredan los cargos universitarios. Heredan todo. Se puede afirmar que en el Perú tenemos corruptos de varias generaciones. Corruptos que entran a controlar los Poderes del Estado ya sea por elección o por infiltración. Si no entran por la puerta, entran por la ventana; sino por el techo, pero de alguna manera logran entrar. Basta con una llamada telefónica y pedir “un favor”.

Resulta interesante escuchar que los corruptos siempre dicen “me llamas al otro teléfono”. Es decir, tienen más de un teléfono. Quizás, uno a nombre de un testaferro. Es el “celular personal que no se lo des a nadie”. Ahí, la cosa debe ser más hilarante. Puede que las cosas se digan con su nombre y apellido. Mientras tanto, en el celular “oficial” las cosas no pasan de un saludo cordial. Eso lo saben los que grabaron. Por ello, es que están tan desesperados por saber quiénes fueron. Mejor dicho, las grabaciones son, quizás, de números donde no figuran los datos reales de quienes los utilizan. Quieren saber quién tiene esa información. O, quieren capturar “al traidor”. Es una vendetta.

Así que, terminado el mundial de futbol masculino, las cosas están volviendo a la normalidad. Ya no tienen de dónde cogerse para desviar la atención. Ni la prensa basura, ni la prensa comprada por la “publicidad estatal” saben qué hacer. Están desesperados. Los ciudadanos se aprestan a marchar. Se habla de un Paro Nacional contra la Corrupción. El régimen se cae a pedazos. El Presidente Provisional Martín Vizcarra ya no tiene oxígeno. El Congreso de la República está conformado por zombis políticos que caminan pese a estar muertos. El Poder Judicial es un antro de indeseables dedicados a actividades al margen de la ley.

Hemos pasado del modo mundial al modo anticorrupción en forma muy rápida. Y es la indignación por la libertad de un violador de una niña de 11 años lo que ha generado la ola de protestas. El Perú es un país donde sus ciudadanos están muy comprometidos con la protección de los niños.  En la cárcel, un violador de niños la pasa muy mal. ¿Cómo debe pasarla quien libera a un violador de una niña de 11 años? Y pensar que tienen un título a nombre de la nación. Y, a esa misma nación que les otorgó un título, le roban su dignidad.

Por ello, es necesario que el modo anticorrupción se mantenga más tiempo. Hasta lograr un cambio real en el país. Un cambio que los corruptos no permitirán. Se vienen nuevas tormentas políticas. Por el bien del país Martín Vizcarra debe renunciar y convocar a elecciones generales de libre participación política.

*Historiador a favor del Colegio Profesional de Historiadores del Perú.


Comentarios


Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestro Newsletter diariamente registrándote con tu email y mantente informado con las noticias más relevantes del día.

Suscribirme



También te puede interesar


Mas articulos

Sigue transmision gu db1ca652

Anuncio newsletter gaceta f29c7558

Normita3 f155fb4e

Congreso 7c7dcada

Elecciones2020 1 068e2517

Gogacetayoutube2 fd2a43c5


Más leídas - Augusto Lostaunau Moscol